Buscar
  • Israel Rangel

Conoce los principales productos y alternativas de financiamiento para PYMES y emprendimientos hoy

Actualizado: sep 11




La Financiación es uno de los principales problemas y preocupaciones el desarrollo empresarial. El acto de financiación consiste en la obtención de fondos o capital para crear y desarrollar un proyecto empresarial.


Los problemas de financiación habitualmente presentes en las Pymes vienen provocados principalmente por los siguientes motivos:


• La escasez de capital

• La falta de previsión o visión de futuro

• La reducida dimensión de la pyme

• La inexistencia de estructuras organizativas especializadas

• El desconocimiento de los productos y las alternativas financieras


La empresa que acude al mercado financiero previamente debe analizar sus necesidades, conocer su capacidad máxima de endeudamiento y el plan previsto para amortizar su endeudamiento financiero en varios escenarios posibles en los que se pudiera encontrar en un futuro cercano. Partiendo de este conocimiento, le será más fácil identificar el tipo de producto que mejor se adapta a sus necesidades y, entre aquellos, decantarse por los productos financieros que le aporten los mejores resultados al precio más competitivo.


Estos son los productos y alternativas de financiación básicas más recomendables para su posible utilización por parte de las pequeñas y medianas empresas.


Préstamo: Formada de un contrato, se dispone del dinero para que se devuelva en un plazo de tiempo estipulado a cambio de un precio pactado de un tipo de interés.

Crédito: Mediante la póliza de crédito, una entidad financiera se dispone un importe pactado del cual se podrá disponer parcial o totalmente durante el periodo de tiempo fijado, generalmente un año.

Microcréditos: Producto financiero destinado básicamente a personas físicas a las que les resulta difícil acceder a otro tipo de financiación.

Leasing: Contrato de arrendamiento financiero de un bien, con opción de compra del mismo al vencimiento del plazo pactado.

Renting: Contrato de alquiler de inmovilizado: maquinarias, vehículos, sistemas informáticos, etc.

Factoring o Factoraje Financiero: Operación por medio de la que una empresa (cedente) realiza una cesión mercantil de su cartera de efectos de cobro por ventas a crédito a una tercera empresa o entidad bancaria (factor), a lo cual la primera cede un % del total a recibirse a esta ultima, por los pagos al día recibidos de dicha cesión.

Confirming: La empresa denominada confirmadora se hace cargo del pago de las facturas que la empresa cliente tiene pendiente con sus proveedores.

Anticipo de factura: La empresa presenta a la entidad bancaria una factura emitida a un cliente con fecha de vencimiento futura y el banco adelanta el importe de la citada factura a la empresa que la ha presentado

Descuento comercial: Operación a través de la cual las entidades financieras anticipan a sus clientes el importe de los efectos comerciales, que han recibido de terceros.

Subvención: Toda contribución financiera o transferencia de fondos procedente de un gobierno u organismo público.

Fianza y pignoración: La pignoración es la garantía del pago de la deuda contraída con la entidad financiera con un bien o derecho. La fianza es la garantía con una cantidad de dinero.

Aval financiero: Operación financiera de aval, garantiza el cumplimiento de las obligaciones de pago de la empresa (el avalado).


¿Dónde encontrarlos?


La Banca Comercial tiene diferentes tipos de financiamiento que te puede ayudar, debes establecer necesidades para luego identificar qué tipo de producto o alternativa se adapta mejor a tu organización.


Financiamientos hoy en México, una realidad


La pandemia de Covid-19 provocó que muchas empresas, ante la falta de ingresos durante varios meses, se vieran obligadas a tener que solicitar créditos.


Las empresas que están relacionadas a lo digital o comercio por internet fueron las que más ayuda de financiamiento pidieron. Esto sin dudas que es una noticia para tener en cuenta, porque era algo que no se veía en meses anteriores (en comparación principalmente para la misma etapa del año del 2019). Ellas solicitaron dinero a préstamo, en algunos casos por no tener posibilidad de afrontar costos, algunas veces altos, de las múltiples obligaciones que tienen en torno a impuestos, insumos, salarios, servicios, entre otras cosas.


Pero a su vez, algo que si bien no sorprende, si se pudo ver un aumento exponencial en el pedido de préstamos por parte de otras industrias tales como las que se dedican a medicamentos, alimentos, logística, entre otras. No obstante eso, hay datos que no son para nada alentadores, 8 de cada 10 empresas que trabajan en México (en actividades como las que mencionamos y demás), sin distinción del Estado, no pueden acceder a préstamos en los bancos tradicionales, es decir el 80%, nada alentador. Las empresas han encontrado mayores dificultades para tramitar un crédito bancario en tiempos de pandemia. Se topan con una serie de limitantes, como la situación económica, las ventas y rentabilidad de la compañía, tasas de interés, así como la falta de disposición de los bancos, por decir algunas.


Mientras tanto, un universo de micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) sigue en la pelea por sobrevivir. Algunas no lo han logrado y han tenido que cerrar. En el segundo trimestre, sólo un 18.3% de empresas que emplean entre 11 y 100 trabajadores señaló que recurrió al financiamiento de la banca comercial. Esto es 5.7 puntos porcentuales menos que en igual periodo de 2019 y 3.7 puntos porcentuales menor en relación con un trimestre antes.


Las Mipymes que se mantienen a flote se encuentran entre la espada y la pared, pues no hay mucho de donde puedan echar mano; por una parte, enfrentan una restricción de financiamiento bancario, y por otra, el nulo apoyo del gobierno federal, a pesar de que estas representan más del 90% de empresas que hay en el país y aportan alrededor del 75% del PIB.


Hablando de emprendimientos, cuando se trata de crear una empresa, si no es existe una financiación en firme, puede volverse una tarea prácticamente imposible. Esta situación se ha complicado durante los últimos años y ahora es más difícil aún poder conseguir el ansiado préstamo para una empresa o un crédito para emprendedores. El financiamiento bancario tradicional se ha reducido exponencialmente desde la llegada de la crisis y tener hoy en día una idea de negocio buena y competente, no es suficiente para que los bancos contribuyan con su capital. La banca proporcionaba hasta el 90% de la financiación a empresas, canalizando el dinero de los ahorradores hacia ellas y administrando la rentabilidad de la mejor manera.


Por suerte, los emprendedores ya tienen más opciones a la hora de conseguir dinero para crear sus negocios. Ya se puede mirar más allá de los bancos para conseguir financiación. Eso sí, es necesario poseer un plan de negocio completo que muestre a los demás la viabilidad económica que tendrá la empresa en el futuro. Aquí podrás encontrar toda la información sobre los diferentes modelos de financiación para emprendedores que existen.

  • Ayuda Gobierno: Esta estrategia se dirige a quienes desean crear una empresa o hacer la transición de un proyecto empresarial a un negocio, con lo cual se promueve la adopción emprendedora como una alternativa de carrera. Mediante programas del FONDEO de la CDMX, checa los requisitos para ver si cumples con ellos, aplicable en programas también para Mipymes, checa los requisitos en el siguiente link FONDEO

  • Capital riesgo: Es una forma de financiación de empresas alternativa a las tradicionales, por medio de la cual, sociedades de capital riesgo invierten en proyectos de negocio con expectativas de un gran crecimiento en un periodo de tiempo relativamente corto. Estas sociedades gestionan de manera profesional patrimonios privados, por tanto, su principal objetivo es obtener las mayores ganancias posibles. En general, está orientada a proyectos de pequeñas y medianas empresas, con un modelo de negocio innovador, y la mayoría de las veces apoyados en una base tecnológica. Su base para el préstamo es el modelo de negocios y el equipo emprendedor.

  • Capital semilla: El capital semilla se emplea para sufragar los gastos iniciales de la creación de un proyecto empresarial. Estos gastos no se refieren a los costes empresariales de producir  un producto, o los gastos de alquiler y suministro, sino a la inversión que se debe realizar a la hora de desarrollar una idea o producto. En la mayoría de ocasiones, este dinero se utiliza para realizar estudios de mercado, plasmar una idea en un producto o servicio y, sobre todo, crear un plan de negocio que defina la actividad de la nueva empresa y estudie la viabilidad del negocio. El capital semilla puede ser aportado por los propios creadores de la idea, por familiares que ayudan a la creación de la empresa o, por inversores externos, como son los business angels, que apuestan por esa idea y financian su desarrollo para conseguir beneficios en un futuro.

  • Business Angels: El Business Angel se trata de un particular (ya sea persona física o jurídica) que aporta dinero, experiencia, contactos o una combinación de todos ellos a emprendedores con nuevas iniciativas empresariales, con nuevas ideas y proyectos que despiertan el interés de este inversor. Obviamente, el Business Angel invierte en proyectos que le resultan atractivos y que tienen un gran potencial de aportarle, en un medio plazo, una ganancia. Una de las principales aportaciones que realiza este inversor es, sin lugar a dudas, la financiación, para facilitar el desarrollo de tu proyecto y la creación de tu empresa. Sin embargo, es muy importante también el valor añadido que da a tu empresa un Business Angels. Muchos de estos Business Angels son grandes empresarios, líderes en sus sectores de actividad, que cuentan con un alto prestigio, lo cual, de manera indirecta, favorece enormemente a tu proyecto, aportándole credibilidad y solidez.

  • Crowdfunding: El crowdfunding, también conocido como micromecenazgo o financiación colectiva, es una alternativa excelente para aquellos que tienen un proyecto, sea en el ámbito que sea, y que buscan financiación para poder llevarlo a cabo. Este sistema de mecenazgo se da mediante plataformas destinadas. El objetivo consiste en recaudar fondos para que algunas personas (miles de personas en realidad) entren como inversores y financien mediante pequeñas cantidades de dinero los proyectos publicados. A priori, puedes llegar a pensar que solo obtendrán financiación aquellos proyectos que devuelvan el dinero prestado. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, el "premio" por aportar una pequeña cantidad económica de cara a los inversores, es una muestra gratuita del producto, un recordatorio o incluso, ¡una camiseta

  • Incubadoras de empresas: Una incubadora de empresas es una organización o programa cuya principal finalidad es apoyar a los emprendedores y sus proyectos e, incluso, crear proyectos propios. Nació en el sector tecnológico pero ya existen incubadoras de empresas para casi cualquier clase de proyecto, con el denominador común de la innovación y el emprendimiento. La incubadora de empresas también son, también consideradas, incubadora de startups, ya que sus servicios son prestados, con mucha frecuencia, a este tipo de compañías. Las startups son empresas pequeñas de nueva creación con un fuerte componente innovador y tecnológico pues suelen estar relacionadas con Internet y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICS).

  • Friends, Family and Fools: Las siglas FFF corresponden a family, friends and fools, es decir, a familiares, amigos y personas cercanas al emprendedor. Son, en muchas ocasiones, el primer recurso del pequeño emprendedor que quiere abrirse camino. En inglés, fools hace referencia a “tontos o locos” pero, si la idea es buena, no tiene por qué suponer para el prestatario un salto al vacío a fondo perdido. El vínculo emocional es el principal resorte que lleva a estos inversionistas a apostar por el nuevo proyecto, con los riesgos que ello implica, salvo en el caso de los “tontos o locos”, que se entienden como simples conocidos del emprendedor que, generalmente, deciden creer en el negocio sin elementos suficientes de juicio. Sin la financiación FFF, en la fase más temprana en la que se desarrolla el plan de negocio, muchos proyectos nunca verían la luz, pues esta primera aportación de fondos permite al emprendedor invertir en recursos que necesitará en fases posteriores del proyecto y que pueden marcar, la diferencia entre el éxito y el fracaso.


Antes de elegir cualquier modelo de financiación para emprender un nuevo negocio, es necesario realizar un estudio que valore todas las alternativas que hemos visto anteriormente, y nos permita elegir cuál es la mejor opción. Para ello, es necesario realizar un plan de financiación.


Esperamos esta información te ayude para tomar decisiones y las alternativas que tienes para ello. Dudas o comentarios no dudes en hacérnoslo saber en nuestras redes sociales, en la sección de comentarios o en nuestro correo general en contacto@b2bmexico.net


B2B_ Tu Negocio. Nuestras Ideas. RESULTADOS

11 vistas

Todos los derechos reservados / El logo y lema son propiedad de Audit&Advisor B2B, S.C. ©  

  • Instagram Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Google+ Social Icon